Enlaces


Editorial

BASES GRAFICAS REGISTRALES, COORDINACION CON CATASTRO Y TEMPLE

Publicado el 14 de Abril del 2014

      Una de las reformas más importantes para el futuro de la función registral es la que afecta a la incorporación de Bases Gráficas al Registro de la Propiedad y su relación y coordinación con el Catastro. Las leyes afortunadamente no se promulgan al dictado de los intereses profesionales de quienes las sufren y su contenido raras veces se ajusta a las aspiraciones de quienes están llamados a aplicarlas, por muy sabios y expertos que se tengan a sí mismos los especialmente relacionados con la materia objeto de disciplina normativa. Catastro y Registro han tenido una historia antigua y a ratos turbulenta de encuentros y, también, desencuentros, que se antoja difícil zanjar de una vez por todas y de suerte que se contente a tirios y a troyanos y de paso se defienda lo que conviene al servicio público.

     

     La vieja historia de la coordinación interinstitucional tiene en el anteproyecto de Ley aprobado el pasado Consejo de Ministros el último de sus episodios (¿el definitivo?). El contenido del anteproyecto divulgado, no debiera suponer una sorpresa para nadie, ya que un borrador del mismo estaba a disposición de los interesados y de los entonces candidatos a vocales de la Junta, incluso desde antes de que acabara el plazo de la campaña electoral. Nadie medianamente sensato, por muy contrario que sea a la reforma anunciada, por mucho que se hayan implementado en el pasado y en el propio registro soluciones informáticas particulares que ahora devienen caducas, debiera dejar de tomar en consideración, en el cálculo de probabilidades de aparición de leyes futuras, un texto que, nos constaba a todos, estaba pactado entre Justicia y Catastro. Tiempo habrá de comentar las cuestiones técnicas, ahora toca pedir responsabilidad y cordura a la Junta de Gobierno que parece actuar confundiendo deseos con la realidad, invirtiendo a lo que se ve en quimeras... con los recursos de todos.

     

     Tras el impulso del Consejo de Ministros a la reforma de la Ley Hipotecaria y del Texto Refundido de la Ley del Catastro, resulta esencial conocer cuál va a ser la actitud de la Junta de Gobierno del Colegio de Registradores ante esta decisión de política legislativa del Gobierno, pues la reciente circular enviada por el vocal de bases graficas solo consigue crear inquietud y preocupación, ya que son muchos los interrogantes que plantea y las dudas legítimas que tenemos sobre la (imposible) compatibilidad de lo hecho e invertido por esta Junta con lo que en breve será Derecho positivo. En definitiva, se trata de saber si la Junta, suponiendo que haya una sola visión compartida en materia de bases gráficas, (puede que haya dos irreconciliables. Cosas del reparto de cuotas en una Junta de aluvión), es realmente consciente de lo incompatible que es "su" proyecto, (el de Temple remozado), con el Derecho anunciado y decimos bien "su" proyecto porque existe un acuerdo de Asamblea de Decanos para implantación de Geobaseweb y ha faltado otro acuerdo revocatorio del mismo órgano corporativo para su abandono; como no sea el entusiasmo de muchos vocales, (no son pocos los usuarios de Temple), y la exégesis de los acuerdos de Zaragoza, (que en esto pueden decir una cosa y la contraria, que tanto da), no se atisba ninguna otra razón para tal actuación.






Carta al Decano

Publicado el 25 de Marzo del 2014

     Querido Decano,

     

     Te escribimos impresionados por la soledad e impotencia que revelan tu última carta. Sólo estas circunstancias pueden explicarla. Conviene a un Decano ser prudente, sosegado y conciliador. Justo el tono contrario del de tu misiva. Ningún rector de una corporación puede descalificar de nueve formas diferentes a una parte importante de las personas que la integran. Nunca. De hecho, entre nosotros, nadie lo ha hecho. Por muy desesperado que pueda estar al comprobar que las cosas no se desenvuelven como él desearía, por muchas y equivocadas iniciativas que una parte de los profesionales a los que representa tomen. Tu actitud nos parece tan peligrosa para nuestro futuro que, evitando ahora cualquier crítica al rumbo de tu Junta queremos compartir contigo algunas consideraciones que, pensamos, son fundamentales en cualquier gobierno corporativo.

     

     1º. Un Decano debe trabajar en favor de la unidad del Colegio que preside. Para ello es imprescindible que intente integrar a todos sus miembros. El haber obtenido la mayoría de los votos legitima su representación, pero ésta no se puede ejercer para enfrentar a la mayoría con la minoría o para negar a esta última la participación en la vida pública, como si su derrota implicara la muerte civil. Acusar a más del 40% de los colegiados de observar una conducta inaceptable, improcedente, irresponsable, irrespetuosa, desleal, antidemocrática, imprudente, así como de tener una visión patrimonialista de la función registral y causar un daño incalculable a la profesión, no es un buen ejemplo de esa labor integradora. La representación no confiere la propiedad del cuerpo. El Decano representa a la corporación, pero ésta no le pertenece.






Siguiente

Blog


Noticias & Eventos